Sabrina Pedace

Son tiempos donde el Estado espera un comienzo de recuperación, en el marco de un proceso complejo para lograr una sociedad pujante y socialmente inclusiva.

“Recuperamos la patria” se escucha por ahí, y se caen algunas lágrimas, después de cuatro años agónicos de resistencia. 

Hace cuatro años nos gobierna el macrismo, cuatro años donde se incrementó la pobreza y la falta de empleo, se cambió lo público por lo privado de una manera salvaje, la meritocracia se volvió carne y se recortaron todas las actividades culturales en los barrios. Vivimos una época en donde parecía que con la obra pública se comía, se bajó el presupuesto en salud y en educación, se incrementó el número de personas que duermen en la calle, se emitió un bono a 100 años, entre otras cosas, y por si fuera poco tuvimos que escuchar las declaraciones públicas del “sí se puede” cargadas de cinismo perverso. 

El 27 de Octubre de 2019, Argentina eligió un modelo diferente, un modelo popular, encabezado por Alberto Fernández.  Y entonces, nos preguntamos ¿Qué es recuperar la patria?

Estamos endeudados con el FMI, ahogados económica, social y culturalmente. Alrededor, nuestro Chile arde, en una lucha que ya lleva casi un mes, con la protesta más grande que dio ese país, donde unas 75.000 personas -según la cifra oficial- se congregaron en la ya icónica Plaza Italia para refrendar sus exigencias de reformas al gobierno y la renuncia del presidente Sebastián Piñera. En Bolivia, Evo Morales fue elegido nuevamente presidente, pero la democracia tropezó una vez más y existe hoy, un golpe de Estado. El presidente Evo decidió renunciar por la paz social, ya que grupos violentos atentaron contra el orden constitucional. En Brasil, el actual presidente Jair Bolsonaro, propuso desde sus inicios un mayor acercamiento a Estados Unidos, Israel e Italia; criticó a China y a todos los regímenes asociados con el comunismo, calificando al Mercosur como un bloque demasiado ideologizado. Apoyó la candidatura de Mauricio Macri y afirmó que “la argentina eligió mal” en las elecciones y además, declaró que no asistirá al traspaso de mando. En este escenario político, asumirá el próximo 10 de Diciembre Alberto Fernández como presidente, con la responsabilidad enorme de poner en agenda las demandas de una Argentina en crisis y entonces, habrá que insistir en el concepto de “La Patria”, porque recuperarla es una tarea indispensable.

Será aconsejable no olvidar que las derechas son como las sombras que acechan sin piedad al mundo, encubiertas en el nacionalismo extremo, las religiones y la ecología, entre otras caras. 

Por eso es necesario reafirmar las democracias, volver a reforzar la institucionalidad democrática, volver a fortalecer lazos con nuestrxs hermanxs latinoamericanxs. Vivimos cuatro años de una realidad cruel que hay que revertir, la idea de una patria justa y grande trae aparejada una  lucha incansable de miles de pibes y pibas pidiendo que el aborto sea legal seguro y gratuito, de personas reclamando que lo público tenga solidez, que los jubiladxs cobren una jubilación digna y que accedan a sus medicamentos, que todos y todas tengamos las mismas oportunidades de progreso. Que haya trabajo registrado, que podamos ir a la escuela a estudiar y no a comer, y poder atendernos dignamente en un hospital público, también tener la posibilidad de integrarnos a una sociedad que acepte nuestra elección sexual en cualquiera de sus formas y no la juzgue.  En definitiva, ser conscientes de la necesidad de políticas públicas que avisten un futuro digno de ser vivido.