Carolina Gómez Bojorge

En comunicación con Gerardo García Vicepresidente del Mas, del Estado Plurinacional de Bolivia, denominado así por la incorporación de la bandera Wiphala como símbolo de integración, que fue quemada de manera intencional y con animosidad el día domingo. Cuando las fuerzas armadas le “sugirieron” al Presidente Evo Morales la renuncia al cargo que el pueblo a través del voto le otorgó, y que se encuentra siendo atropellado por el Golpe de Estado encabezado por la derecha despiadada, la misma que viene abatiendo a toda Latinoamérica.

Nos transmitía que la situación en el país vecino es preocupante, la represión se acrecienta minuto a minuto, ataca por cielo y por tierra, hay infiltrados y así, reprimen a diestra y siniestra. Los muertos confirmados llegan a ocho, sin embargo, la cantidad de heridos aún no se ha podido contabilizar.

Como primera medida de acción, el pueblo Boliviano está cerrando los departamentos, exigiendo la renuncia de la autoproclamada Presidenta de Bolivia Jeanine Áñez, quien tomó el mando de manera ilegítima, violando la Constitución e incitando a la violencia y la discriminación. El acto fue consumado sin el quórum requerido en el parlamento, y sin que éste, primeramente haya aceptado la renuncia del Presidente electo.

La asamblea parlamentaria se debía realizar en el día de ayer, 12 de noviembre, pero no han podido sesionar, debido a que la mayoría de los legisladores, aquellos que representan al MAS, no pudieron hacerse presentes por la falta de transporte y por la inexistencia de garantías constitucionales que protejan la integridad de los mismos, cabe aclarar, que estos están recibiendo de manera sistemática amenazas de muerte.

En respuesta a esta forma de acción por parte de la derecha, el pueblo, consciente de la realidad que se está viviendo y protegiendo a sus representantes, para promover el funcionamiento del estado de derecho, se están movilizando desde todos los departamentos de Bolivia para garantizar la democracia.

En el día de hoy, 13 de noviembre, se realizará la asamblea parlamentaria correspondiente, que busca principalmente poner en discusión la renuncia presentada por el Presidente Evo el pasado Domingo. Concluida esta asamblea, se definirá si se acepta o no la renuncia del mandatario del país hermano, y de ser así, tomar las medidas que se requieran para el regreso al país de su legítimo Presidente, para que éste continúe en el ejercicio de su mandato, mandato constitucional que finalizaría el 21 de enero próximo.

Se necesita que la voz de aquellos que están siendo acallados se haga oír, para denunciar la discriminación, el racismo y las vejaciones que el pueblo, la constitución y la democracia Boliviana están recibiendo tras la irrupción del Golpe de Estado.