Aún en 2021 existen varones y mujeres (me incluyo) que han empezado el día con el típico «feliz día de la mujer», y un video o imagen motivacional que resalta y eleva los supuestos atributos femeninos , de la belleza, la resiliencia y la maternidad.

Pero ¿cuál es el problema de decir «feliz día», hacer un regalo o hacer un elogio a las mujeres por su rol de mujer o madre? El problema radica en que olvidamos que las mujeres no estamos festejando, el 8M comenzó con una tragedia y por ende es un día de lucha por nuestros derechos: laborales, económicos, políticos, sindicales, y de género.

La forma de invisibilizar esta lucha es romantizar los atributos y cualidades naturalizadas como femeninas y quitarles el contexto de lucha, desigualdad y dolor que vivimos las mujeres a diario.

Aunque no es con mala intención que muchos de nuestros seres queridos nos saludan, cabe preguntarse: ¿Cómo deconstruir este problema simbólico blindado con el discurso afectivo que invisibiliza nuestra lucha como colectivo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *