por Claudia Caraballo y Mora Grinblat

Llega marzo y las vidrieras se visten de rosa, se llenan de flores y corazones para darle paso a la táctica comercial «el mes de la mujer». Creada por los comercios y empresas para ofrecer descuentos y ofertas en distintos tipos de productos, ya sean cosméticos, indumentaria, calzado, artículos tecnológicos y domésticos con la intención de que los compremos o que algún ser querido nos lo ofrezca como regalo.
Estas empresas (grandes y pequeñas) tienen en su mayoría empleadas mujeres en el rubro de atención al público, con las exigencias de intentar cumplir con el modelo hegemónico de belleza, al que llaman «buena presencia» y actitud «amable» o proactiva con los y las clientas.
Un gran porcentaje de estas empleadas ni siquiera están registradas, por lo que no cuentan con derechos laborales básicos y mucho menos tienen la posibilidad de hacer reclamos, algo que es uno de los objetivos principales del 8M.

Esta táctica comercial facilita el mecanismo de la romantización que desde la lógica capitalista diluye el motivo originario por el cual se conmemora el 8M y perpetúa uno de los estereotipos de mujer, que lo que necesita para ser feliz es poder consumir.
Por eso decimos que ¡no queremos tus descuentos!

internationalwomensday2021 #IWD2021 #WomensHistoryMonth #internationalwomensday #8m2021 #8M #VocesFeministas #RoPaSuCiA2021 #desdeabajo #PeriodismoPopular #PeriodismoIndependiente #vocesurgentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *